Se encuentra usted aquí

Concentración contra la represión en Cataluña, por los derechos sociales y las libertades.

Desde los colectivos y personas que nos movilizamos con las Marchas de la Dignidad y el Movimiento Anti-represión de Córdoba queremos manifestar, de manera contundente, nuestro rechazo a la represión y a los recortes de derechos y libertades que el gobierno del PP está impulsando en Cataluña contra la reivindicación del derecho a decidir del pueblo catalán.

El pasado domingo 1 de octubre, el gobierno de Mariano Rajoy ordenaba a las fuerzas de seguridad del estado cargar violentamente contra miles de personas indefensas, allanando colegios electorales y retirando material electoral, deteniendo arbitrariamente a ciudadanos y ciudadanas, provocando cientos de heridos, algunos de ellos graves.

Esta acción represiva es la culminación, hasta el momento, de un estado de excepción en la práctica impuesto por el gobierno español en Cataluña, violentando el propio ordenamiento jurídico y los derechos y libertades fundamentales. Se han allanado empresas y asociaciones, sedes de partidos políticos, medios de comunicación, se han cerrado cientos de páginas webs, se han detenido cargos públicos, con el único objetivo de impedir que la ciudadanía catalana se pudiera posicionar y decidir sobre la relación con el estado español y su modelo institucional, algo que debe dirimirse mediante la deliberación democrática y no mediante la imposición y la violencia.

Para las Marchas de la Dignidad y Movanre, asistimos a la agudización de las políticas antidemocráticas, de recorte de derechos y libertades que contra la mayoría social trabajadora han venido aplicando los distintos gobiernos en los últimos años y muy especialmente el gobierno del PP.

La crisis económica y social que estalló en el año de 2009 y la respuesta que desde las élites estatales y europeas se dio a la misma, destinada a que fueran los trabajadores y trabajadoras quienes pagáramos su crisis, rompieron con cualquier legitimidad que el régimen surgido de la Transición y la UE tuvieran, dejando sin valor los ya muy limitados derechos sociales y libertades recogidos en la Constitución. Una Constitución que fue además reformada por vía urgente, sin debate o consulta alguna, por PSOE y PP para colocar la prioridad en el pago a los acreedores de la deuda, sobre cualquier otra prioridad social.

Todos y todas hemos padecido como el derecho a la vivienda, a la salud, a la educación, al trabajo digno, eran sacrificados en favor de la banca y los beneficios empresariales y de las élites.

A la vez la corrupción generalizada que carcome las principales instituciones del estado se hacía cada vez más evidente, especialmente en torno al PP, en el gobierno central y en las distintas comunidades, pero también en el PSOE o en CIU, alĺí dónde han acumulado años de gobierno.

Las movilizaciones contra todo esto, desde las plazas en el 15M, a las marchas de la dignidad y las huelgas generales, llevaron al PP a dar nuevos pasos en el recorte de libertades y las leyes mordaza, para amedrentar y reprimir a los movimiento sociales, usando de forma brutal e impune las fuerzas de seguridad contra las movilizaciones y protestas, impulsando procesos contra cientos de activistas y sindicalistas que en demasiados casos han terminado sometidos a procesos penales o en la cárcel.

Las instituciones antidemocráticas de la UE tienen intervenida de facto nuestra política económica y social, como en otros paises del sur de Europa, condenados también a la miseria y a altos niveles de sufrimiento social, dejando en papel mojado el derecho a decidir y la democracia, como ya ocurrió con el referendum celebrado en Grecia, evidenciando el carácter antidemocrático de las élites europeas, y de las élites estatales que aplican sus políticas.

La crisis política, económica y social que estamos viviendo, los recortes de derechos y libertades, de los servicios públicos, y de financiación ha derivado también en una crisis del estado autonómico, generando un fuerte movimiento social a favor del derecho a decidir y de un cambio de régimen en Cataluña, reivindicación que va más allá de la cuestión nacional, y que no ha tenido más respuesta que el inmovilismo y el autoritarismo, del gobierno del PP y de un régimen que hace aguas, y que sólo es capaz de ofrecer, y no solamente en Cataluña, miseria y represión.

En Andalucía, y en Córdoba conocemos muy bien las consecuencias de estas políticas, traducidas en unos de los mayores niveles de paro y precariedad de Europa y en un fuerte recorte de salarios, de derechos laborales y sociales, y en unos servicios públicos totalmente insuficientes.

Por ello, desde las Marchas de la Dignidad y Movanre, venimos apostando por una transformación social, política y económica en favor de los derechos sociales y las libertades de la mayoría social, de los trabajadores y trabajadoras.

Por todos estos motivos nos negamos a dejarnos manipular por élites que se envuelven en banderas cuando son incapaces de garantizar Pan, Trabajo, Techo y Dignidad. Por eso nos solidarizamos con la ciudadanía que se moviliza en Cataluña por el derecho a decidir, que nosotros extendemos no solo a la articulación territorial del estado, sino a otras cuestiones como el modelo económico, político, social,a los servicios públicos,a las prioridades económicas, a las libertades fundamentales, etc.

Una reivindicación que debe cuestionar también, de forma fundamental, el papel de la UE como organismo antidemocrático al servicio de políticas antisociales y contrarias a mayoría de la población.

Por eso salimos, a la calle contra la represión, a decir que si tocan a unos nos tocan a todas, ya que sabemos que los recortes de libertades y las políticas de excepción que esta poniendo en pie el PP en Cataluña, también la acabaremos sufriendo quienes luchamos contra sus políticas en otros lugares.

Sabemos que por separado, es más difícil impulsar el cambio que necesitamos, por eso reivindicamos la unidad y la solidaridad, en la lucha por un mundo mejor, de los trabajadores y trabajadores de los distintos territorios, no solo a nivel estatal, sino también con aquellos que, especialmente, en el sur de Europa estamos padeciendo estas políticas con mayor dureza, y con quienes, en ambas orillas del Mediterráneo, sufren la represión y la falta de una vida digna.

Hoy 3 de octubre, queremos mostrar especialmente nuestra solidaridad y apoyo a la huelga general que los sindicatos de clase han convocado en Cataluña, la huelga es la mejor herramienta que los trabajadores y trabajadoras tenemos para la defensa de nuestros derechos y libertades y no faltan los motivos para utilizarla, y no solo en Cataluña.

Desde las Marchas de la Dignidad decimos; Basta de represión, por las libertades y los derechos sociales. Solidaridad y lucha sin fronteras por el derecho a decidir sobre nuestras vidas: Pan, Trabajo, Techo y Dignidad.

Marchas Dignidad de Córdoba

MOVANRE Córdoba

 

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer